La Devoción De Millones A La Virgen De Guadalupe

LA VIRGEN DE GUADALUPE EN LA HISTORIA DE MÉXICO

Un sábado 9 de diciembre, el indio Juan Diego, recién convertido a la fe católica, se dirigió al templo para oír Misa. Al pie de un cerro pequeño llamado Tepeyac vio una nube blanca y resplandeciente y oyó que lo llamaban por su nombre. Vio a una hermosa Señora quien le dijo ser “la siempre Virgen María Madre de Dios” y le pidió que fuera donde el Obispo para pedirle que en aquel lugar se le construyera un templo.

Juan Diego se dirigió a la casa del obispo Fray Juan de Zumárraga y le contó todo lo que había sucedido. El obispo oyó con admiración el relato del indio y le hizo muchas preguntas, pero al final no le creyó.
De regresó a su pueblo Juan Diego se encontró de nuevo con la Virgen María y le explicó lo ocurrido.
La Virgen le pidió que al día siguiente fuera nuevamente a hablar con el obispo y le repitiera el mensaje. Esta vez el obispo, luego de oír a Juan Diego le dijo que debía ir y decirle a la Señora que le diese alguna señal que probara que era la Madre de Dios y que era su voluntad que se le construyera un templo. De regreso, Juan Diego halló a María y le narró los hechos. La Virgen le mandó que volviese al día siguiente al mismo lugar pues allí le daría la señal. Al día siguiente Juan Diego no pudo volver al cerro pues su tío Juan Bernardino estaba muy enfermo.

La madrugada del 12 de diciembre Juan Diego marchó a toda prisa para conseguir un sacerdote a su tío pues se estaba muriendo. Al llegar al lugar por donde debía encontrarse con la Señora prefirió tomar otro camino para evitarla. De pronto María salió a su encuentro y le preguntó a dónde iba.

El indio avergonzado le explicó lo que ocurría. La Virgen dijo a Juan Diego que no se preocupara, que su tío no moriría y que ya estaba sano. Entonces el indio le pidió la señal que debía llevar al obispo. María le dijo que subiera a la cumbre del cerro donde halló rosas de Castilla frescas y poniéndose la tilma, cortó cuantas pudo y se las llevó al obispo. Una vez ante Monseñor Zumarraga Juan Diego desplegó su manta, cayeron al suelo las rosas y en la tilma estaba pintada con lo que hoy se conoce como la imagen de la Virgen de Guadalupe.

La Iglesia mexicana asegura que no se ha podido explicar el origen de los pigmentos que dan color a la imagen, ni la forma en que esta fue pintada y
que en sus ojos se podrían observar otras siluetas.

FIESTA DE LA VIRGEN DE GUADALUPE

La fiesta de la Virgen de Guadalupe se celebra el 12 de diciembre. La noche del día anterior, las iglesias en todo lo ancho y largo del país se colman de fieles para celebrar una fiesta a la que llaman “las mañanitas a la Guadalupana” o serenata a la Virgen. El santuario de Guadalupe, ubicado en el cerro del Tepeyac en la ciudad de México, es visitado ese día por más de 5 millones de personas. Se tiene por costumbre que tales peregrinaciones no solo incluyan fieles y organizadores, sino danzantes llamados matlachines, quienes lideran las procesiones hasta llegar a la basílica de la Virgen de Guadalupe.
Año tras año los mexicanos celebran a la Virgen de Guadalupe en su santuario en la Ciudad de México. Millones de peregrinos de todas partes del país y de otros países latinoamericanos llegan hasta la Basílica para cantar, celebrar y orar a lado de la “morenita” mexicana. Estos son algunos datos que explican la devoción por la “Morenita del Tepeyac” El papa Juan Pablo II, nombró a la Virgen de Guadalupe “la Patrona de América” durante su visita a México en 1999. Pero además también se le conoce como “Emperatriz de las Américas”, “La misionera celeste del Nuevo Mundo”.

¿Cuántos la visitan?

Se calcula que la devoción a la Virgen el 12 de diciembre generará más de 7 millones de visitas a la Basílica de Guadalupe en este 2017.

¿Qué significa Guadalupe?

A pesar de que los fieles consideran que el nombre “Guadalupe” es mexicano, en realidad proviene del árabe, no es indígena, y significa “Río de lobos”.

¿Quiénes creen en la ‘”morenita”?

Según datos de la encuestadora Kaleidoscopio.mx siete de cada diez mexicanos es devoto de la “Morenita del Tepeyac”.

 

Carlos Bunay