¿Dónde Estará Filomena?

¿Dónde Estará Filomena?

Por: Elver Herrera

3,452 kilómetros de distancia separan a Jacinto de Filomena, su hija. Imagínense el dolor, la angustia, el sufrimiento de Jacinto cuando el dieciséis de mayo la patrulla fronteriza de los Estados Unidos le arrebató a Filomena. Filomena solo tiene cinco años. Jacinto fue deportado y Filomena se quedó en suelo americano. Pero ahora acá la pregunta: ¿Dónde está Filomena?

Usted padre y madre de familia, póngase en el lugar de Jacinto. Hágase la pregunta ahora mismo: ¿Qué haría si me arrebataran a uno de mis hijos y a mí me deportaran?

El señor presidente con su aberrante política inmigratoria de: CERO TOLERANCIA, a separado más de 2,000 familias desde el mes de mayo. Esta cruel e inhumana política inmigratoria se puso en marcha en un país que se dice y se proclama el respeto a los derechos humanos. Ahora bien: ¿tendrá la decencia el gobierno de Estados Unidos de condenar a otro país por violar los derechos humanos?

En mi artículo: “No seamos como el leñador” Hice la explicativa que no era la primera vez que se utiliza esta bizarra política de la separación de familia, hice mención sobre el escrito del sociólogo e historiador Michael Tadman y lo reescribo para que usted lo vuelva a analizar: La división de la familia se utilizó para recordarle al esclavo sometido que existía un control signicativo que regía sus vidas. Y como dije en ese entonces: LA HISTORIA SE REPITE.

Lamentablemente ahora, el señor presidente no quiere aceptar su responsabilidad en tan inhumano y averroísmo acto, y trata de escudarse diciendo que esa ley ya estaba instituida y debía que hacerse cumplir. Pero nosotros los inmigrantes sabemos que todo esto es una excusa, argucia, patraña; que esto esconde un trasfondo político, y la única razón es que a toda costa quieren detener el crecimiento demográco de las minorías para que esta no sea determinante en las elecciones.

Pero, ahora bien, regresando al caso de Jacinto y su pequeña hija Filomena. La orden de la reunicación familiar de los detenidos en la frontera fue emanada por el juez federal Dana Sabraw en un escrito de 24 páginas. El juez dijo en la orden: El derecho a la integridad de la familia está protegida por la constitución. Además, separar las familias y aplicar la ley en la frontera son dos cosas diferentes y que no afecta al gobierno para que este proteja la frontera del país.

La misma orden del Juez Sabraw obliga al gobierno a reunir a los niños separados de sus padres antes de 30 días. También obliga a facilitar la comunicación telefónica entre ambos antes de 10 días, y prohíbe deportar a padres sin sus hijos. La orden habla especícamente de niños mayores de cinco años.

¿Tendrá el gobierno la capacidad de reunicar la familia en ese periodo de tiempo que el juez dictaminó? Solo el tiempo nos dará la respuesta. Pero mientras tanto las familias hispanas separadas siguen sufriendo con ese acto retrogrado y salvaje. Por el momento solo nos queda seguir luchando en contra de la política racista y discriminatoria del señor presidente en contra de las minorías.

Para usted querido lector o lectora que es residente, evítese dolores de cabeza: hágase ciudadano o ciudadana. No siga permitiendo que se sigan creando leyes que afectan a nuestras familias, nuestros derechos como seres humanos. Conviértase en ciudadano, no espere más, protéjase usted adquiriendo su ciudadanía, y de esa forma estará protegiendo también a su familia: No deje para mañana, lo que puede hacer hoy. En St Paul y Minneapolis hay un sinfín de organizaciones que lo pueden ayudar y orientar a hacerse ciudadano.

Ahora le dejo estas inquietudes: ¿Dónde estará lomena? ¿Estará llorando? ¿Estará enferma? ¿Habrá comido el día de hoy?

 

Carlos Bunay