¿Es Mejor Remodelar o Comprar Una Casa Nueva?

Aquí Te Decimos Algunos Factores Que Debes Tomar En Cuenta Para Tomar Tu Decisión

La decisión de remodelar o comprar una nueva casa es compleja y tiene muchos factores. Durante el boom de las casas, entre 1997 y 2006, muchas personas no pensaron nada más que en comprar una casa nueva porque era probable que su casa original se vendiera rápidamente y con ganancias. Eso cambió cuando el mercado inmobiliario se colapsó en el 2007, y muchas personas comenzaron a remodelar en lugar de comprar una casa nueva.

EL VECINDARIO

Si te gusta tu vecindario, considera remodelar. Piensa en las personas que viven cerca de ti, en el distrito escolar y en su proximidad a los lugares a los que acudes habitualmente. Si estás contento con todos o con la mayoría de esos elementos y si no necesitas mudarte por lo menos en los próximos cinco años, la remodelación probablemente sea una buena idea. Si no estás satisfecho con alguno o todos los aspectos de tu hogar actual y puedes darte el lujo de comprar una casa nueva, esa podría ser la mejor opción.

COSTO

Si puedes obtener una línea de crédito con garantía hipotecaria a una tasa de interés baja, puede usarla para mejoras en el hogar. Cuando el mercado de las casas esta lento, los constructores tienen menos trabajo y podrían ofrecerle un mejor trato para remodelar tu casa que durante un boom inmobiliario. Moverse, incluso cuando los precios de vivienda son bajos, es más costoso que renovar. Las comisiones que pagarías a un agente inmobiliario podrían destinarse a la remodelación de tu casa.

COMPARAR

Por lo general, no es prudente remodelar tu casa con mejoras que superen a las otras casas en tu vecindario. Obtén una evaluación de su hogar. Luego, busca casas cercanas que se hayan vendido recientemente con mejoras similares a las que deseas realizar. Para determinar si la remodelación valdrá la pena, ten en cuenta cuánto costarán las mejoras y compáralas con las ganancias que tu casa pueda adquirir. También debes tener en cuenta el costo de mudarse. Si va a ser más barato remodelar que comprar una casa con las características que deseas, entonces es posible que desees remodelar. Elije tu proyecto con sabiduría. Por ejemplo, si simplemente no te gustan los colores o el estilo de tu cocina, pero solo tiene 10 años, puede que no valga la pena remodelarla. Pero si la cocina es de la década de 1970, entonces probablemente valga la pena.

UN COMPRADOR

Si ya tienes un comprador alineado y un hogar que deseas comprar, probablemente tenga sentido comprar el nuevo hogar. La remodelación puede ser un proceso incierto y puede costar más que su proyección del presupuesto original. Pueden ocurrir problemas inesperados y los materiales que deben llegar y ser entregados pueden retrasarse. Tener un comprador y un hogar ya establecidos podría impulsar la decisión de que comprar es la mejor opción.

Cualquier Decisión Que Tomes, Asesórate De
Profesionales Que Tengan Capacidad Y Honradez.

Carlos Bunay