Las Enfermedades Que Provoca El Frío Y La Nieve

EL FRÍO, Y LA NIEVE COMO MANIFESTACIÓN, LEJOS DE SER UN JUEGO DE NIÑOS

Una Vivienda Saludable se compone de cuatro pilares: Salud, Confort, Seguridad y Sostenibilidad. De nada nos sirve uno sin el otro. Muchas veces creemos que vamos por el buen camino pero realmente no es así. De hecho a veces ni siquiera somos conscientes de los riesgos que conlleva no tener una vivienda saludable, sobre todo en lo que respecta a la salud y la seguridad. Sólo debido al frío que entra en nuestra casa, nosotros y nuestra familia nos vemos expuestos a multitud de peligros, virus y enfermedades provocadas por no tener las condiciones de temperatura y humedad adecuadas.

El más común de todos los males provocados por el frío estacional es la gripe. La gripe es una infección causada por un virus de las vías respiratorias. Se contagia fácilmente de persona a persona y tiene lugar fundamentalmente entre junio y septiembre. El resfriado común comparte muchos síntomas con la gripe y también es causado por un virus aunque otras veces es producido por alergias o bacterias. Es muy contagioso, sobre todo en niños y no hay una vacuna eficaz por la mutación de los virus. Por suerte no dura mucho y aunque es siempre incomodo, no reviste mucha gravedad.
Rinofaringitis, también llamada comúnmente infección respiratoria alta.

Hay muchos riesgos no sólo en la calle.
Los niños y los ancianos son los que están en un mayor riesgo.

A diferencia del resfriado produce más fiebre, tarda más en curarse y la congestión nasal es más aguda. Puede dar lugar a laringitis. Bronquitis. Cualquier virus respiratorio puede provocar esta enfermedad. Sucede cuando los bronquios se inflaman y producen mucha mucosidad. Suele aparecer como evolución de una rinofaringitis. Produce tos seca, ardor en el tórax y silbidos en el pecho al respirar. Las personas con asma o fumadoras tienden a agravar el proceso.

Amigdalitis o llagas de la garganta. Infección formada por una bacteria es muy común en niños aunque se puede ver a cualquier edad. Produce dolor de garganta, fiebre, dolor de cabeza, inflamación de las amígdalas y agrandamiento de los ganglios del cuello. Para tratarlo es necesario antibióticos, hacer gárgaras y mucho reposo. Hemos comentado en profundidad los problemas derivados de la temperatura y las soluciones para combatirlo. Por eso queremos resaltar que para tener un hogar sano y saludable es necesario tener un aislamiento térmico óptimo para combatir el frío y protegernos de los males que pueden llegar a causar.

Los niños son especialmente vulnerables a las bajas temperaturas, por lo tanto son más proclives a contraer enfermedades, sobre todo si están a diario en contacto con otros niños. Su sistema inmunológico no es aún maduro como el de los adultos y poseen menor capacidad defensiva frente a las agresiones externas como el viento, el frío y nieve. No podemos evitar el contagio de enfermedades porque es algo que no está en nuestras manos, pero sí podemos intentar disminuir las posibilidades de que enfermen.

Carlos Bunay