Tips Para Usar Sin Riesgos Tus Pupilentes

El uso de lentes de contacto ya sea con aumento o decorativos se ha vuelto una práctica normal entre la sociedad, por lo que se deben extremar los cuidados antes, durante y después de su utilización para prevenir infecciones oculares, pues está afectando en grandes cantidades a jovencitas y personas en los Estados Unidos.

Está por demás recordar que los ojos son órganos muy importantes para la vida diaria, pues la visión es uno de los grandes tesoros de nuestros sentidos que tenemos. El uso indebido o anti higiénico de lentes de contacto de cualquier tipo puede ocasionar lesiones que los pongan en riesgo y que puedan hacer que modifiques toda tu vida.

Aunque los lentes de contacto decorativos no corrigen la visión y sólo se encargan de modificar la apariencia del ojo, es importante tomar precauciones al comprarlos y al usarlos para prevenir algún daño a la vista como las siguientes:

1. EXAMEN MÉDICO: Antes de comprar tus lentes de contacto, de aumento o decorativos debes acudir con un especialista para corroborar que tu vista esté en perfectas condiciones, libre de infecciones o que te indique qué graduación es la necesaria para cada uno de tus ojos, ya que normalmente necesitan diferente grado de corrección.

2. LUGARES ESTABLECIDOS: Compra los lentes de contacto decorativos en un lugar especializado, es decir, en ópticas establecidas donde puedan hacerse responsables en caso de un mal funcionamiento o de daños en tus ojos por la mala calidad del producto.

3. LIMPIEZA: Debes de tener productos y acciones especiales para limpiar y desinfectar los pupilentes decorativos. Compra liquidos y telas recomendadas por tu médico oftalmólogo.

4. TAMAÑO: Los lentes de contacto decorativos se fabrican sin mucho control y en grandes cantidades. Un optometrista u oftalmólogo es el encargado de darte el tamaño que puedes usar sin riesgos.

5. REVISIÓN: En caso de que exista algún enrojecimiento o incomodidad en el uso de los lentes de contacto, lo mejor es visitar a tu oftalmólogo para que te dé un tratamiento adecuado a tus necesidades.

Recuerda que un mal ajuste o uso de los pupilentes ocasiona problemas oculares menores, como simple comezón hasta como rasguños de córnea, conjuntivitis, irritación, visión borrosa o ceguera. No descuides las normas de higiene, cuida tu salud visual y ¡disfruta al máximo de todo lo que te rodea!

Carlos Bunay