Como Cuidar De La Piel Para Evitar Que El Clima Húmedo Destruya Tu Look En 5 Pasos

La alta humedad puede arruinar todo el trabajo duro que pones en tu rutina de maquillaje matutino. La humedad en el verano hace que sea difícil mantener el maquillaje intacto, con suerte y puede llegar a durar hasta medio día. Si bien no hay una manera perfecta de asegurarse que terminaras el día maquillada tal y como lo empezaste, aquí hay algunas maneras de prolongar tu maquillaje durante los meses mas calurosos.

1. MENOS ES MÁS

Si tienes la piel limpia de impurezas o sientes que realmente no necesitas usar base, ¡entonces no lo hagas! Aplica pequeñas cantidades de corrector donde lo necesites, difumínalo y fíjalo ligeramente con polvo. A medida que transcurra el día, tus aceites naturales seguirán apareciendo, pero si lo jas primero ayudará a que el pigmento permanezca en su lugar. Después de eso, ilumina tus mejillas con un poco de rubor, desliza
un par de capas de máscara, resalta esos pómulos y pon tu lápiz labial favorito. Es mucho más difícil que tu maquillaje desaparezca si no hay mucho en tu rostro.

 

2. TODO SOBRE LA BASE

Cuidar bien tu piel prolongará la longevidad de su aspecto con maquillaje. Limpia a diario y mantén tu piel hidratada. La piel infeliz es propensa a los brotes, la irregularidad y la textura áspera, que son más difíciles de disimular con el maquillaje. El cuidado de la piel adecuado ayudará a reducir
esos problemas; Además, la piel a menudo es grasa porque está deshidratada, y cuando tu rostro está graso, es más fácil que el maquillaje se desvanezca. Diseña una rutina de cuidado de la piel que funcione para ti. Tal vez considera incorporar un suero en tu régimen o aplicar una mascarilla hidratante dos veces por semana si una crema hidratante sola no es suciente. Cuando tu piel tiene toda la hidratación que necesita, no producirá tanto aceite en un intento de hidratarse.

 

3. PERO PRIMERO, PRIMER

Mucha gente piensa que los primers son un truco, pero eso podría deberse a que no todo el mundo lo necesita. Si tu piel es más quisquillosa, se vuelve grasosa o áspera, o tiene poros dilatados u otros problemas, un primer puede ayudar. Debido a que los humectantes son un emoliente, a menudo son demasiado resbaladizos y no son una buena base para el maquillaje.

La aplicación de un primer entre la crema hidratante y el maquillaje le da algo al maquillaje para agarrarse. Un primer formulado para problemas especícos (brillo, poros dilatados, enrojecimiento) también puede resolver esos problemas antes de aplicar cualquier cosa, lo que puede reducir la cantidad de base o corrector que necesitas.

 

4. TRUCO DE POLVO

Puedes hacer más con tu polvo que simplemente establecer tu aspecto de acabado con él. Usando el polvo translúcido más no que puedas encontrar, y con un gran y esponjoso aplicador de polvo facial, espolvorea una na capa de polvo por toda tu cara después de que tu crema hidratante haya tenido tiempo de absorber. Sigue con tu primer, base y todo lo que hagas. Este truco es particularmente bueno para la piel muy grasa, o para climas cálidos y húmedos. (Si tienes la piel seca, este truco te dará un aspecto desigual, por lo que es mejor que primero cuides tu piel). Puede que tengas que experimentar y poner esa capa de polvo entre tu primer y la base, pero pruébalo. Si te gusta la cobertura, incluso puedes usar un polvo con color siempre que sea muy no; incluso ayudará a reducir la cantidad de base que necesitas después o tal vez no sea ni necesaria. Si bien esto no detendrá todos tus aceites, te ayudará a parecerse más a un bebé en la playa cubierto de rocío que a un monstruo de grasa.

 

5. CAPAS DE VERANO

En lugar de simplemente fijar tu aspecto final con un spray fijador, usa ese spray en toda tu aplicación de maquillaje. Esta es la versión más completa de la rutina: crema hidratante, spray fijador, primer, base, spray fijador, corrector, rubor, contorno, resaltador/highlighter, spray fijador, polvo fijador, spray fijador. Si eso es demasiado para ti, simplemente utiliza el spray fijador dos veces: una vez entre la base y el corrector, y una vez al final.

Eso puede sonar como un gran esfuerzo, pero funciona. Sin embargo, si haces esto, recuerda quitarte completamente el maquillaje y luego limpiar e hidratar la piel adecuadamente, o terminaras atrapada en una mala racha de granos.

Carlos Bunay